en español

ACLU of Virginia, Immigrants’ Rights Advocacy Groups express disappointment on decision on “Show Me Your Papers;” Say Virginia already has gone far enough in enforcing federal law

Richmond, VA -- The U.S. Supreme Court this morning handed down a mixed decision in Arizona v. United States, a case challenging that state’s SB 1070 law, which is based on the controversial Prince William County ordinance that was cast aside as unworkable in 2008. While throwing out provisions making it a state crime to be in the country illegally and to make it a state crime to seek work, the Court refused to strike down the Arizona “show me your papers” law without additional facts and an interpretation of the law by the Arizona Courts.
“The Supreme Court’s refusal to void the “show me your papers” provision outright is deeply disappointing for civil liberties advocates and those in the immigrant community,” said ACLU of Virginia Executive Director Claire Guthrie Gastañaga. “The decision leaves the law unsettled and still could result in a patchwork of conflicting local and state immigration laws and disparate enforcement across the nation. Implementing a national policy differently based solely on where you live violates our notion of fundamental fairness and equality under the law.”
Virginia already has 50 laws on the books that directly impact foreign-born Virginians,” added Gastañaga. “Today’s decision by the Supreme Court does not change the state laws of Virginia.  It clarifies to some extent what the Virginia General Assembly can and cannot do to regulate immigration in the future. It strongly reaffirms the supreme federal role in making and enforcing immigration policy. We urge the legislature not to interpret the Court’s very narrow decision on the “show me your papers” provision as a license to pass even more restrictive laws than our current statewide check on arrest statute. This decision leaves open the possibility that the Arizona law could still be trumped by federal law if applied in a manner that disrupts federal immigration policy or enforcement. Moreover, civil rights cases challenging racial profiling and making other constitutional claims will continue and additional cases will be brought wherever broader “show me your papers” provisions are enacted.”
“Virginia has already experimented with an Arizona-style ‘show your papers’ law in Prince William County.  It didn’t work,” said Tim Freilich, Legal Director of the Legal Aid Justice Center’s Immigrant Advocacy Program.  “The Arizona approach destroyed the County’s reputation, divided communities, and devastated the local economy and housing market, contributing to the highest foreclosure rates in the state.”
“There are always going to be extremists calling for even more aggressive laws and enforcement in Virginia,” said Michel Zajur, President of the Virginia Hispanic Chamber of Commerce.  “But Virginia’s leaders have charted a more sensible approach over the past decade that protects Virginia’s global reputation as a great place to do business while addressing concerns about the impacts of the broken federal immigration system.”
“Laws, like SB 1070, harm citizens and noncitizens alike,” said Edgar Aranda-Yanoc, Chair of the Board of Directors of the Virginia Coalition of Latino Organizations.  “It’s impossible to enforce ‘show me your papers’ laws without racial profiling or targeting individuals based on how they look or sound or what their last name is. History teaches us that the last time Virginia followed in the footsteps of Alabama, Georgia, and South Carolina, things didn’t go so well.”
“There is no appetite for forcing everyone—including U.S. citizens—to carry identification with them at all times,” said Jon Liss, Executive Director of Virginia New Majority.  “We can do better than that, and we should learn from mistakes made in Prince William and in Arizona. After all, Virginia is a state that has long valued individual liberty and freedom from government intrusion.”
At issue in Arizona v. United States was the constitutionality of four provisions in SB 1070:

Section 2B:  The “show me your papers” provision.  Requires that during any stop, detention or arrest (typically traffic stops), if an officer has “reasonable suspicion” that the person is an undocumented immigrant, the officer must determine immigration status.

Section 3:  Alien registration crime.  Makes it a crime under Arizona state law to violate any of the federal alien registration statutes (relating to registration and carrying registration documents).

Section 5C:  Working while undocumented crime.  Makes it a crime under Arizona state law for an undocumented immigrant to work or solicit work without authorization.

Section 6:  Warrantless arrests.  Permits Arizona officers to make warrantless arrests if there is probable cause to believe that the person has committed a crime that makes the person removable.

In its decision today, the Supreme Court did not immediately void the “show me your papers” provision in 2B because it needed additional facts on how the law would be applied before it could decide whether or not it interfered with federal immigration enforcement or policy.  However, the high court cautioned the state to be careful about how it applies the provision and left open the possibility that a challenge could be brought again once the law is implemented.
The high court, in a strong affirmation of the federal responsibility for immigration law enforcement, voided the remaining provisions in question stating that they encroached on and interfered with federal enforcement.
Virginia has a long history of enacting anti-immigrant laws.  The Commonwealth now has about fifty laws that directly affect foreign-born Virginians, ranging from gun restrictions to limits on public benefits and drivers licenses to mandated reporting of undocumented persons who check into a mental health facility. Virginia also has one of the strictest immigration enforcement approaches in the nation.  For example, an opinion of the Attorney General says that state and local law enforcement already have authority to enforce criminal violations of immigration laws.
Virginia’s leaders say they have sought to strike a balance that upholds the rule of law while still recognizing that Virginia’s economy depends on hardworking immigrants, both documented and undocumented. Nonetheless, the record is one in which the weight of legislative and enforcement efforts has fallen hardest on hard-working people simply trying to raise a family and live the American dream.
Since 2008, Virginia law has mandated that all persons arrested and taken into custody have their immigration status checked twice – on arrest and, again, if convicted.  Since 2010, Virginia’s participation in the Secure Communities program means the fingerprints of those arrested and taken into custody are automatically sent to the federal immigration database which notifies Immigration and Customs Enforcement (ICE) of violators.  Virginia law also has a presumption against bail for persons without legal presence. And, Virginia already has a warrantless arrest provision that allows state and local police to take anyone into custody who they determine has committed a felony and returned to the U.S. without authority after being deported.
The Pew Foundation has reported that the population of unauthorized immigrants in Virginia fell by about 100,000 to 210,000 between 2007 and 2010. http://www.pewhispanic.org/2011/02/01/unauthorized-immigrant-population-brnational-and-state-trends-2010/
Today’s decision in Arizona v. U.S. deals only with certain legal claims brought by the U.S. Justice Department.  The lawsuits brought by the ACLU and civil rights coalition partners will continue against S.B. 1070 and five similar state laws in Georgia, Indiana, Utah, South Carolina, and Alabama. Those cases include additional constitutional claims not raised in this case, including the First Amendment’s protection of expressive activity, the Fourth Amendment’s bar on unreasonable searches and seizures and the Fourteenth Amendment’s prohibition of discrimination on the basis of race, ethnicity, alienage and national origin.

ACLU of Virginia Contact: Claire Gastanaga, Executive Director, 804-644-8022

 


en español

Corte Suprema de los Estados Unidos Inválida la Mayor Parte de la ley Anti-Inmigrante de Arizona SB 1070; Se Niega a Invalidar la Disposición "Muéstreme Sus Documentos"

ACLU de Virginia, Grupos de la Defensa de Derechos de los Inmigrantes expresan decepción por la decisión de "Muéstreme Sus Documentos," Dicen que Virginia ya ha ido lo suficientemente lejos en la aplicación de la ley federal

Richmond, VA - La Corte Suprema de EE.UU. esta mañana dictamino una sentencia mixta en el case de Arizona vs. Estados Unidos, caso que cuestiona que la ley SB 1070 del estado de Arizona. Ley que esta basada en la polémica ordenanza del condado Prince William, la cual fue calificada como impracticable en el 2008.  Mientras que las disposiciones que convertían en un crimen Estatal el estar presente ilegalmente en el país y buscar trabajo fueron bloqueados, el Tribunal Superior se negó a invalidar la ley de "muéstreme sus papeles" hasta no tener datos adicionales y una interpretación de la ley por los tribunales de Arizona.
"El rechazo del Tribunal Supremo de anular por completo la disposición "muéstreme sus documentos" es profundamente decepcionante para los defensores de las libertades civiles y los defensores en la comunidad inmigrante", dijo la Directora Ejecutiva de la ACLU de Virginia, Claire Guthrie Gastañaga.  "La decisión deja a la ley sin resolver y todavía podría resultar en un mosaico de leyes de inmigración locales y estatales conflictivas y la aplicación desigual de las mismas en todo el país.  La implementación de una política nacional de manera diferente basado únicamente en donde usted vive, viola nuestra noción de justicia fundamental y la igualdad ante la ley".
"Virginia ya tiene 50 leyes en los libros que afectan directamente a residentes de Virginia nacidos en el extranjero", agregó Gastañaga. "La decisión adoptada hoy por la Corte Suprema no cambia las leyes del estado de Virginia.  Se clarifica hasta cierto punto lo que la Asamblea General de Virginia puede y no se puede hacer para regular inmigración en el futuro.  Se reafirma fuertemente el papel supremo del Gobierno Federal, en la formulación y aplicación de las políticas de inmigración.  Urgimos a la legislatura a que no interprete la decisión bastante limitada de la Corte sobre la disposición "muéstreme sus documentos" como una licencia para aprobar leyes aún más restrictivas que las que actualmente tenemos registradas en todo el estado en el Estatuto de arresto. Esta decisión deja abierta la posibilidad que la ley de Arizona pueda ser invalidada por la ley federal si es aplicada de una manera que pueda interrumpir las políticas federales de inmigración o la aplicación de la misma. Más aún demandas de casos de derechos civiles que cuestionan la discriminación racial y hacen otras alegaciones de carácter constitucional continuarán y casos adicionales serán traídos dondequiera que disposiciones más amplias de "muéstreme sus documentos "sean promulgadas".
"Virginia ya ha experimentado con leyes al estilo de Arizona ‘muéstreme sus documentos’ en el condado de Prince William.  No funcionó ", dijo Tim Freilich, Director Legal del Programa de Defensa de los Inmigrantes del Centro de Ayuda Legal de Justicia. "El enfoque utilizado al estilo de Arizona destruyó la reputación del Condado, dividió a las comunidades,  devastó la economía local y el mercado de la vivienda, contribuyendo a las más altas tasas de ejecuciones hipotecarias en el estado."
"Siempre va a haber extremistas que piden leyes más agresivas y de ejecución en Virginia", dijo Michel Zajur, Presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Virginia. "Pero los líderes de Virginia han incorporado un enfoque más sensible en la última década, que protege la reputación global de Virginia como un gran lugar para hacer negocios al mismo tiempo que responde a las preocupaciones sobre los impactos del sistema fragmentado federal de inmigración".
"Las leyes, como la SB 1070 afecta negativamente a los ciudadanos y no ciudadanos por igual ", dijo Edgar Aranda-Yanoc, Presidente de la Junta de Directores de la Coalición de Organizaciones Latinas de Virginia. "Es imposible hacer cumplir leyes como 'muéstreme sus documentos sin utilización del perfil racial de los individuos basado en su apariencia, o acento, o el apellido.  La historia nos enseña que la última vez que Virginia, siguió los pasos de Alabama, Georgia y Carolina del Sur, las cosas no salieron tan bien como se esperaba".
"No hay apetito para obligar a todos -incluidos los ciudadanos de los EE.UU.- para que carguen con ellos una identificación en todo momento", dijo Jon Liss, Director Ejecutivo de la Nueva Mayoría de Virginia. "Nosotros podemos hacerlo mejor y debemos aprender de los errores cometidos en Prince William y en Arizona.  Después de todo, Virginia es un estado que siempre ha valorado la libertad individual y la libertad de la intrusión del gobierno. "
El caso en Arizona vs. Estados Unidos era la constitucionalidad de cuatro disposiciones de la ley SB 1070:

Sección 2B: La disposición "Muéstreme sus documentos". Requiere que en cualquier parada, detención o arresto (por lo general las paradas de tráfico), si un oficial tiene una "sospecha razonable" de que la persona es un inmigrante indocumentado, el oficial debe determinar el estado migratorio de la persona.

Sección 3: Registro de extranjeros - Crimen. Hace que sea un crimen bajo la ley estatal de Arizona el violar alguna de las leyes federales de registro de extranjeros (en relación con el registro y cargar los documentos de registro).

Sección 5C: Trabajar mientras esta indocumentado - Crimen. Hace que sea un crimen bajo la ley estatal de Arizona para un inmigrante indocumentada trabajar o solicitar trabajo sin autorización.

Sección 6: Detenciones sin orden judicial. Permite que los oficiales de policía de Arizona puedan realizar arrestos sin orden judicial si el oficial cree que hay causa probable que la persona ha cometido un crimen que hace a la persona pueda ser deportada.

En su decisión de hoy la Corte Suprema de Justicia no respondió de inmediato  a la anulación de la disposición 2B "Muéstreme sus documentos" porque necesita datos adicionales sobre cómo la ley se aplicaría antes de que pueda decidir si interfiere o no con la aplicación federal de ejecución o legislación de inmigración. Sin embargo, el alto tribunal advirtió que el Estado debe tener cuidado acerca de cómo se aplica la disposición y dejó abierta la posibilidad que la ley podría ser retada nuevamente una vez es implementada.
La Corte Suprema, en una fuerte afirmación de la responsabilidad federal de hacer cumplir la ley de inmigración, dejó sin efecto las demás disposiciones en cuestión, indicando que invadían e interferían con las leyes de en-forzamiento federal.
Virginia tiene una larga historia de la promulgación de leyes anti-inmigrantes. La Comunidad cuenta con cerca de cincuenta leyes que afectan directamente a los nacidos en el extranjero de Virginia, que van desde las restricciones de armas de fuego a los límites de los beneficios públicos y licencias de conducir a reporte obligatorio de las personas indocumentadas que se registren en un centro de salud mental. Virginia también tiene uno de los enfoques más estrictos de control migratorio en el país. Por ejemplo, un dictamen de la Fiscalía General dice que el estado y la policía local ya tiene autoridad para hacer cumplir violaciones penales de las leyes de inmigración.
Los líderes de Virginia dicen que han tratado de encontrar un equilibrio que respete el Estado de Derecho sin dejar de reconocer que la economía de Virginia depende de trabajadores inmigrantes, tanto documentados como indocumentados. Sin embargo, el record ha demostrado que el peso de los esfuerzos legislación y aplicación coercitiva de la ley ha recaido más duramente en personas que trabajan honestamente, simplemente tratando de mantener una familia y vivir el sueño americano.
Desde el 2008, la ley de Virginia ha ordenado que todas las personas arrestadas y detenidas tengan su estatus migratorio revisado dos veces - durante la detención y de nuevo, si es condenado.  Desde 2010, la participación de Virginia en el programa de Comunidades Seguras permite que las huellas dactilares de los detenidos y puestos bajo custodia se envíen automáticamente a la base federal de datos de inmigración la que notifica al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (por sus siglas en Ingles ICE) de los infractores.  La ley de Virginia también cuenta con una presunción en contra de la libertad bajo fianza a las personas sin presencia legal. Finalmente, Virginia ya tiene una disposición que permite la detención sin orden judicial a la policía estatal y local para llevar en custodia a una persona que ellos determinen ha cometido un delito grave y han retornado a los EE.UU. sin autorización después de haber sido deportados.
La Fundación Pew ha reportado que la población de inmigrantes indocumentados en Virginia se redujo al alrededor de 100.000 personas a 210.000 entre 2007 y 2010.  http://www.pewhispanic.org/2011/02/01/unauthorized-immigrant-population-brnational-and-state-trends-2010/
La decisión de hoy en Arizona vs. Estados Unidos sólo contiende ciertas demandas legales interpuestas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Las demandas presentadas por la ACLU y miembros de la coalición de derechos civiles seguirán contra la ley SB 1070 y cinco leyes estatales similares en Georgia, Indiana, Utah, Carolina del Sur y Alabama. Esos casos incluyen otras reclamaciones constitucionales no planteadas en el case de Arizona vs. Estados Unidos.  Las otras demandas incluyen la protección de la Primera Enmienda de la actividad expresión, la prohibición de la Cuarta Enmienda de registros y embargos arbitrarios y la prohibición de la Decimocuarta Enmienda de la discriminación por motivos de raza, grupo étnico, extranjería y nacionalidad de origen.
 
For resources in Spanish, visit www.miaclu.org